reconoce sus orígenes

Foto: Andina

Mensaje presidencial: Nada que celebrar

Publicado: 2017-07-29

Comenzó bien, recordando a las víctimas del Niño costero y reconociendo la entrega y sacrificio de diferentes sectores en la desgracia, personalizándolo en algunos representantes (aunque al estilo de los presidentes de EEUU en sus mensajes). Pero, en lo que siguió no tuvo respuestas a los problemas centrales del país. 

Cero autocríticas y más de lo mismo

En el aspecto económico se prometieron 20,000 millones de soles para la reconstrucción. No sabemos con qué programas todavía, en que plazos y quienes lo harán. Seguramente asociaciones público-privadas y modalidad de obras por impuestos (a pesar de los cuestionamientos), esperemos con las previsiones del caso y que sean nacionales. No como los 350 millones de soles que el gobierno ha encargado a 5 empresas chilenas para construir 25,000 módulos temporales. Esa operación debería ser cancelada, licitada nuevamente entre pequeños y medianos productores peruanos, y que el ministro sea interpelado de inmediato por el Congreso. El asunto es como se hace la reconstrucción, no se anuncia un planeamiento, una redefinición de los espacios en las regiones, menos un ordenamiento territorial, con una mirada de mediano y largo plazo.

El gobierno no hizo ninguna autocrítica, nada sobre el sobreajuste fiscal, más bien lo justificó señalando el camino de disciplina fiscal que se seguirá. Le echó la culpa al niño costero, al escándalo de Lavajato, a los 50,000 empleos públicos adicionales del régimen anterior, a las medidas tributarias y excepciones del IGV que dictaron. Nada sobre sus errores de política fiscal, la emisión indiscriminada de bonos, los cambios tributarios para promover la formalidad que hasta el momento no funcionan, sobre los actos de corrupción del propio gobierno o los lobbies o conflictos de interés en casos como Chinchero.

Feliz 28 para el vecino del sur

Mucho menos sobre los intereses chilenos, a los cuales no solo se beneficia con mayores frecuencias de vuelo a cambio de nada para el país, la “integración energética”, y la pretensión de dar control territorial dentro de los 50 km de la frontera, violando la Constitución de la República. La nefasta política de “cuerdas separadas”, nuevamente. Hago caso omiso del desconocimiento del Tratado de 1929, y el llamado “triángulo terrestre”, y sigo haciendo negocios como si nada, incluso cediendo propiedad de territorio patrio en la frontera Sur.

El gobierno cree que con las obras de la reconstrucción, los panamericanos, la infraestructura de agua y el destrabe de algunos proyectos de inversión, bastarán para la reactivación.

Proyecto de ley que facilite expropiación de tierras e inmuebles para reconstruir (¿para quién y a costa de quién?) duplicar a 7 millones los turistas el 2021, nuevo aeropuerto Cusco, gasoducto expansión aeropuerto Lima, línea 2 del metro.

Señaló que se viene un entorno internacional favorable, 15% repunte del precio de los metales de exportación, que permitirá el relanzamiento de proyectos mineros.

Nada de una adecuada política contracíclica sostenida, de políticas sectoriales, de ciencia y tecnología, diversificación productiva (salvo turismo), planeamiento estratégico. Algo de compras públicas para mypes, pero ninguna visión de mediano y largo plazo, por lo que la mención al Bicentenario quedaba como algo vacío. Un saludo a la bandera, propio de la ocasión

No se viene nada bueno

Se anunciaron medidas para enfrentar la informalidad, se pide apoyo al Congreso (parte de los acuerdos con Fuerza Popular), se viene la nueva ley pulpin y la flexibilización laboral. También la “modernización y la eficiencia” de las empresas de agua ¿alguien dijo privatización?, no se preocupen, el presidente dijo que las empresas seguirán siendo públicas.

¿Qué les decimos a los maestros, a los trabajadores del sector salud, a los ciudadanos que protestan y están en huelga en el país? Pues que no hay solución en el corto plazo, solo tienen que esperar al próximo año, en el que habrá mayor presupuesto del sector salud (no dijo cuánto ni en qué) Y 16% aumento en los sueldos de los profesores.

Mientras tanto se fortalecerán los programas sociales: bono y pensión “una sola fuerza” para 300,000 familias y 285,000 adultos mayores: una bonificación extraordinaria de 200 soles.

Pero, también prepárense para una represión indiscriminada. Ya se está acusando a dirigentes magisteriales y del sector salud y las protestas del sur, de filo-senderistas. Si se implementa la flexibilización laboral, la privatización de la inversión pública, del agua, se lanzan con todo los proyectos mineros paralizados, se expropian tierras comunales, no se respetan estándares ambientales ni la consulta previa, y se insiste en entregar territorio nacional en la frontera sur, no solo tendremos un gobierno con innumerables conflictos en el territorio nacional, sino también carente de legitimidad.

El gobierno debería pensarlo varias veces antes de emprender ese camino. Nada que celebrar estas Fiestas Patrias.


Escrito por

Alan Fairlie Reinoso

Economista y actual Parlamentario Andino por Perú.


Publicado en