testimonios que hunden

Foto: DW

Francia: reforma de pensiones y rechazo social

Publicado: 2019-12-18

El gobierno de Macron viene afrontando fuertes protestas sociales debido a su anuncio de reformar las pensiones en base a las recomendaciones del informe Delevoye[1]. Ante ello, los trabajadores franceses están convocando y realizando manifestaciones a nivel nacional, la última realizada fue el 17 de diciembre que conto con una participación masiva de diversos sectores, mientras que la huelga de los trabajadores de transportes públicos continúa en rechazo a la reforma. 

Esta situación no es lejana para nuestro país, recordemos que el MEF actualmente se encuentra elaborando una propuesta de reforma de las pensiones para convertir la ONP en una AFP pública, situación que generaría cambios drásticos en nuestro sistema pensionario.

Para conocer las razones de rechazo de los trabajadores franceses, señalamos a continuación los aspectos más cuestionados de la reforma:

– Edad de jubilación: Inicialmente el gobierno propuso aumentar la edad de jubilación a los 64 años, pero frente a las protestas ha tenido que mantenerla en los 62 años; sin embargo, penalizaría a quienes se jubilen a los 62 y daría beneficios a quienes lo hagan a los 64, “edad de equilibrio” a la que se llegaría en el 2027.

– Cálculo de la pensión: Actualmente el cálculo se basa en los mejores 25 años para los trabajadores del sector privado y en los últimos seis meses de los trabajadores del sector público. Con la reforma, el cálculo se realizará contando todos los años de la carrera, lo cual reduciría la pensión. Además la reforma propone el cálculo por puntos por horas trabajadas que se acumularán en una cuenta individual.

– Único régimen de pensiones: Ante la existencia de 42 regímenes especiales de pensiones, el gobierno ha propuesto su fusión en uno solo basándose en la “universalidad” de las pensiones. Esta situación perjudicaría gravemente a quienes tenían la oportunidad de jubilarse con menos años por las actividades de riesgo y desgaste físico que realizan como los trabajadores de la compañía de ferrocarriles públicos, transporte público, industrias energéticas, entre otros. Sin embargo, ha preferido mantener con ese beneficio a las profesiones de policía, gendarme, militar y bombero.

– Fecha de implementación de la reforma: Si bien en un primer momento el gobierno quería aplicar la reforma a los nacidos en 1963, ante las protestas, ha señalado que será para los nacidos en 1975.

Esta reforma se presentará a través de un proyecto de ley del gobierno francés para febrero del 2020 al Parlamento. Ante estos anuncios, la Confederación Francesa Democrática del Trabajo[2], ha señalado que los más perjudicados serán los trabajadores jóvenes y quienes se queden desempleados al terminar su carrera, por lo que tendrán que trabajar más para mantener su nivel de pensión.

Al observar las medidas de la reforma de pensiones en Francia, hemos advertido sus diferencias con nuestro sistema pensionario. Comenzando con el carácter público de las pensiones que la reforma mantendría en Francia a comparación de nuestro modelo paralelo de coexistencia del sistema público y privado. La edad de jubilación en el Perú es de 65 años, frente a los 62 que actualmente tienen los franceses. Ellos cuentan con 42 regímenes especiales para la jubilación anticipada frente a los 7 que existe en nuestro país (mineros, construcción civil, marítimos, periodistas, industria del cuero, pilotos y copilotos, amas de casa), entre otros.

La reforma de pensiones siempre generará diversos cuestionamientos, debido a su importancia en la etapa de vida de las personas donde más necesitan un respaldo económico. Las pensiones determinan el acceso a una vejez digna o no. Algunos países como Francia, han logrado avances significativos respecto a sus pensiones, situación contraria a la nuestra. Sin embargo, la actual reforma reduciría dichos beneficios, por lo cual los trabajadores tienen toda la razón de cuestionarlo. Más aún si en Francia “La tasa de pobreza de las personas mayores de 65 años es del 3,4%, una de las más bajas de los países de la OCDE (en Alemania es del 9,6% y en España, del 9,4%). Los ingresos de los jubilados franceses se sitúan en 103% de los ingresos medios de la población francesa en general”[3]. Aparentemente, no habría motivos para cambiar su sistema de pensiones, pero esta situación de beneficio para los trabajadores franceses estaría en riesgo.

Foto: DW

[1] Tomado de: https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2019/12/11/5defcd5ffdddffa0838b45fb.html

[2] Tomado de: https://www.cfdt.fr/portail/confederation-j_5

[3] Tomado de: https://elpais.com/internacional/2019/12/05/actualidad/1575576417_316575.html


Escrito por

Alan Fairlie Reinoso

Economista y actual Parlamentario Andino por Perú.


Publicado en