No se relaja y se queda en casa

FOTO: GESTIÓN

VULNERABILIDADES DE LOS PAÍSES ANDINOS Y CUARENTENA

Publicado: 2020-07-02

Reciente estudio del BID (1) señala que la pandemia está exacerbando las vulnerabilidades sanitarias y estructurales de los países andinos: Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela. Las deficiencias de sus sistemas de salud, el bajo acceso a crédito de su población y las altas tasas de informalidad estarían detrás del prolongado brote de coronavirus en estos países. Luego de que el FMI revisara a la baja las proyecciones de crecimiento de la región ALC (-9.4%), se hace más claro que un tercer factor de riesgo será su exposición externa al deterioro del mercado internacional y de financiamiento.  

Vulnerabilidad sanitaria

Conforme el virus se propagó por el mundo, las investigaciones científicas en el mundo también crecieron. En la actualidad, se conoce que el COVID-19 puede convertirse en una enfermedad respiratoria y que el grupo etario más afectado son los adultos mayores. Además, debido a que se transmite de persona a persona por gotas de saliva, las áreas densamente pobladas son las más expuestas al igual que las personas con limitaciones de acceso a agua y saneamiento.

En los países andinos, la alta densidad poblacional en las ciudades complica el control de la pandemia. De acuerdo a datos del Banco Mundial, todos los países andinos, excepto Bolivia, tienen una densidad poblacional por encima del promedio ALC. El saneamiento de agua es un factor de riesgo en Bolivia y Perú, en comparación al resto de países. Las condiciones iniciales de los sistemas de salud, también contribuyeron a una exacerbación de las vulnerabilidades de los cinco países andinos. De acuerdo al índice construido por la Universidad Johns Hopkins en base a variables sanitarias, la calidad del sistema de salud en Bolivia y Venezuela estaba por debajo del promedio de las condiciones de seguridad sanitaria de ALC.

Vulnerabilidad estructural

Sin embargo, de acuerdo al BID (2020), también existía una exposición ‘estructural’ al shock externo por coronavirus. Tras disponer medidas de confinamiento social, los Gobiernos se vieron obligados a implementar políticas de compensación de forma focalizada o universal hacia grupos de trabajadores, poblaciones más pobres, empresas con problemas de liquidez, entre otros agentes. Sin embargo, el alcance de sus políticas se vio limitado por los altos niveles de informalidad de sus poblaciones, alta desigualdad, baja bancarización, entre otros factores. Particularmente, Venezuela es el caso más preocupante, dada la alta desigualdad e incidencia de empleo vulnerable en todo su territorio. En comparación al resto de países andinos, Bolivia, Ecuador y Venezuela, tenían los menores niveles de acceso a crédito.

Vulnerabilidad externa

Finalmente, queda por resaltar la exposición macroeconómica de los países andinos. Como se sabe, este factor no solo ha determinado la capacidad de los gobiernos para proteger las vidas y los ingresos de las personas, sino que también determinará la velocidad de recuperación de sus economías. Inicialmente, los gobiernos movilizaron recursos condicionados a sus niveles de endeudamiento y dolarización de sus economías. De acuerdo a datos del FMI, Bolivia y Venezuela contaban con déficit fiscales considerables, en comparación a Colombia, Perú y Ecuador. Sin embargo, el nivel de endeudamiento de países de la CAN, era inferior al promedio ALC. En cuanto a reservas internacionales, destacaba el caso de Perú con niveles RIN mayores al promedio de la región ALC. Estos fundamentos seguirán determinando sus opciones de financiamiento externo, siendo los casos más preocupantes Bolivia, Venezuela y Ecuador.

En la fase de recuperación, el deterioro de las condiciones del mercado internacional con la caída del precio de las materias primas amenaza la resiliencia de los países andinos. No obstante, no se descarta la posibilidad de que el crecimiento mundial supere expectativas, puesto que algunos países desarrollados en el segundo trimestre del año reportaron mejoras en indicadores de actividad económica. El BID (2020) destaca que la baja dolarización y la menor deuda con el exterior que el promedio ALC, concede mayor margen de maniobra a los países andinos para la política macroeconómica.

¿Qué políticas priorizar?

De acuerdo al último estudio del BID, en el que se realiza un análisis de clúster y de componentes principales, Bolivia, Ecuador y Venezuela es el subgrupo de países más vulnerable y con un mayor número de retos que Perú y Colombia. Para el caso del primer grupo de países (Cluster 4), se observa que poseen baja exposición externa, pero elevada exposición sanitaria e interna. El BID sugiere que estos países ataquen desde el comienzo las vulnerabilidades internas y sanitarias, dado que exacerban aún más el impacto de la crisis sobre sus poblaciones. En contraste, para los casos de Perú y Colombia (Cluster 3), se observa que tienen una alta exposición externa, pero baja exposición sanitaria e interna. Más aun, se observa que poseen condiciones macroeconómicas, sanitarias e internas superiores. Debido a ello, se sugiere que se ponga atención a la ejecución y el manejo de la exposición externa.

Fin de cuarentena

Es un estudio importante, pero difícil suscribir que tenemos una baja exposición sanitaria. Se ha hecho todo lo posible por mejorar la situación, pero tenemos un abandono estructural que nos ha pasado factura, situación agravada por la desigualdad imperante en el país. El margen fiscal ya se ha utilizado, y el PBI tendrá una de las mayores tasas de caída de la región. Los rescates y políticas llegan a las empresas más grandes y formales, incluso a las que no debieron recibir apoyos por estar en paraísos fiscales y cuestionamientos tributarios o de corrupción. Ni el sector informal, independiente, pequeña agricultura familiar, micro empresa y población vulnerable, han recibido el apoyo que necesitaban por mala decisión política o deficiencia de gestión.

En ese contexto, se ha decidido levantar la cuarentena. Es una apuesta de alto riesgo, o simplemente lo último que le quedaba al gobierno no solo por la dificultad de manejar la situación, sino por las fortísimas presiones del gran empresariado. La situación es extrema, porque las vulnerabilidades reales del país, son mayores a las que el BID detecta en su estudio.

(1)https://publications.iadb.org/es/vulnerabilidades-de-la-region-andina-ante-la-crisis-derivada-de-la-pandemia-por-covid-19


Escrito por

Alan Fairlie Reinoso

Economista y actual Parlamentario Andino por Perú.


Publicado en