consume cannabis

FOTO: ANDINA

GOBIERNO DE TRANSICIÓN: La Magdalena no está para tafetanes

Publicado: 2020-12-02

La grave crisis halló una salida con el nombramiento del Presidente Sagasti. La movilización de la generación del Bicentenario, sacó al presidente que el Congreso nombró, ante la vacancia producida. Más allá de la legalidad del proceso, no tuvo la legitimidad de la ciudadanía, y las jornadas de lucha impulsadas por la juventud, llevaron al desenlace de un nuevo presidente. 

Constitucionalmente, debía elegirse entre los congresistas. Luego de marchas y contramarchas, se optó por uno de los más calificados para estas circunstancias. Por trayectoria, experiencia y honorabilidad, reconocidas. 

El discurso de investidura no defraudó, fue un discurso republicano, con plena conciencia del momento histórico y el rol que debe jugar. Restablecer la credibilidad, la tranquilidad y orden público, atender la pandemia, reactivar la economía y dejar un Estado ordenado para el Perú del Bicentenario. Abrir debates y diálogo nacional sobre temas centrales, y dejar la posta en un escenario estabilizado. 

Esto suponía convocar a un gabinete de unidad nacional. Se puede discutir si lo ha logrado, pero ciertamente no es el gabinete ideologizado y corrido a la derecha, de su breve antecesor. Son profesionales reconocidos, técnicos con experiencia de gestión estatal o conocimiento de la cosa pública. Lo central es que no sigan con medidas que profundicen el modelo en curso, sino que se pueda atender la emergencia sanitaria y económica, dejando que la población con su voto defina el rumbo a seguir en el Bicentenario. 

Ha puesto un ministro ortodoxo en economía, para calmar los mercados y los agentes económicos. 

GOBIERNO DE TRANSICIÓN:

la Magdalena no está para tafetanes. Eso es lo razonable. Pero en algunos sectores productivos, hay ministros comprometidos que ojalá tengan margen de maniobra para actuar. En el plano internacional, una funcionaria de carrera, altamente calificada. En el discurso presidencial y por sus antecedentes, se tiene conciencia de la importancia de la innovación, ciencia y tecnología y la educación, de la diversificación productiva. Pero, debe reflejarse en el presupuesto y los recursos asignados, originalmente, o en ampliación presupuestaria posterior. Supone tener un ordenamiento fiscal, pero la suficiente flexibilidad para no congelar salarios, promociones en las universidades, reactivación de la agricultura familiar y las Pymes. 

Existe el riesgo que por buscar restablecer el equilibrio fiscal, se agudicen las tensiones con sectores y actores económicos y sociales, inclusive en el propio gabinete. Se necesita un nuevo bono para los sectores de menores ingresos, y políticas de reactivación que no son compatibles con un fundamentalismo fiscal. No habrá inversiones privadas producto de un shock de confianza. Le corresponde un rol clave al Estado, como en todas las crisis de dimensión histórica, como la actual. Un diálogo social y político con resultados, y no “la mecedora”, supone un MEF que actúe en consecuencia. Solo así se podrá alcanzar las metas que el Presidente ha señalado.

Se necesita un nuevo pacto social y pacto fiscal. Esto excede a un gobierno de transición, pero si puede crear las condiciones para un proceso constituyente y de reforma fiscal, que el Perú requiere con urgencia. Ojalá tenga éxito, y no sea limitado por los poderes fácticos. La Magdalena no está para tafetanes.


Escrito por

Alan Fairlie Reinoso

Economista y actual Parlamentario Andino por Perú.


Publicado en